jueves, 13 de octubre de 2016

7 colores.

Este mundo irónicamente repleto de colores, del que la gente comenta, y llena de rumores, donde entrar es un pecado para la sociedad, y la verdad es que ahí la felicidad  es lo más difícil de encontrar. Este mundo donde luchar es la palabra clave, donde el amor es la fuerza más grande. Tiene errores, defectos, problemas, y distintos contextos, al igual que todos, tiene aspectos malos y uno solo lado bueno. Lo malo son las personas que entran por curiosidad, los que arruinan su verdad con falsedad, los que por jugar son capaces  de fingir amar y lastiman a quienes buscan amor de verdad. Lo bueno es que si hay personas capaces de luchar, de enfrentarse con lo que sea, por sus deseos alcanzar. Seres humanos que a pesar de lo que digan los demás han encontrado la forma de traspasar las barreras. Es normal en ese mundo  que muchos no lo quieran aceptar, el miedo es el primer enemigo, pero para ellos lo es aún más, porque el miedo de perder familiares, amigos es el que deben confrontar. Porque es verdad que los rechazan, porque muchos fingen apoyar, no entiendo cómo aborrecen a dos seres que se pueden amar. ¿Por qué les da asco que dos hombres junten sus manos?. ¿Por qué  no entienden que dos mujeres se pueden besar?. Homofóbicos aquellos que no pueden respetar,  ilógicos los que dicen que el amor es ciego, y este tipo de amor pueden negar. Porque no pido que todos apoyen, pero que si acepten que en la vida hay 7 colores, la fuerza de ese arcoiris es una de las que más se puede admirar, porque es el poder del amor más grande y singular. El amor no es ciego, no tiene edad, no se fija en sexo, ni en lo material. No existe cura para los homosexuales porque la homosexualidad no es una enfermedad.  Esto no lo digo yo, lo dicen los médicos, piscólogos y psiquiatras de las universidad más prestigiosas del mundo. Los gays no son seremos humanos de segunda clase, no están enfermos, ni merecen menos derechos que los heterosexuales. Hay algo que sí tiene cura y no se trata a tiempo, se llama HOMOFOBIA.

domingo, 9 de octubre de 2016

No soy lo que quiero, pero jamás seré lo que quieran.

No sé nada de la vida, y probablemente a veces opine de forma egoísta sobre cosas que a penas conozco. He estado siempre defendiendo cosas que la gente no entendía, quizás porque no le daban la importancia que le daba yo. He cometido errores que jamás podré perdonarme, y pido perdón por todos los que aún no he cometido.He dado todo por personas que quizás por ser  conscientes de ello, me han tratado como una mierda, y yo he seguido, he aguantado, no por ellos; sino por mi. Porque a veces creo que soy la única payasa que no puede hacer daño, o al menos no conscientemente a alguien a quién quiere. Me han criticado, por dramática, por intento de llamar la atención, por provocativa, por creerme mas de lo que soy. Por criticar, porque siempre habrá alguien que simplemente por que sí, lo haga. Pero qué voy a decir. Todos, absolutamente todos hemos hablado sin saber alguna vez, incluso hemos perdido personas por ello. Pero ningún juez sabe lo que juzga, y es bastante fácil hablar sobre alguien, pero es muy triste hacerlo por aburrimiento, o diversión. Yo hace ya un tiempo que empecé a darme cuenta de que no puedo estar siempre esperando que todo el mundo sea como yo, pero también me he cansado de que por no perder a alguien, me adapte a él, y tener la sensación de que nadie se adapta a mi.Por lo tanto la puerta está abierta para todo el que quiera irse, no puedo seguir esperando que todo el mundo se quede, cuando soy la única que pone interés en que así sea.Ya no me afecta tanto como antes lo que digan de mi si se que los que tienen que estar, están, y que los que tengan que irse, lo harán lo quiera o no. Solo puedo cambiar la forma que tengo para afrontar que lo hagan. No depender tanto de la gente. Lo que siempre he tenido claro, es que soy fiel a mi misma, y aunque sea de las que se ponen histéricas si se enfada alguien por tontería, estoy orgullosa de seguir aquí, siendo yo.Y esto es lo que soy, no quiero que lo entienda nadie, solo que lo acepten.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Soy.

Soy una persona con muchos defectos. Suelo estar en las nubes, me enfado con facilidad, soy rencorosa y me da pereza estudiar. Me preocupo demasiado por mi aspecto, y me afecta mucho lo que digan los demás de mí. Me atormento por tonterías, pero sin embargo son bastante optimista. Intento ayudar a la gente que está a mi alrededor, escucho los problemas de mi seres queridos, perdono con bastante facilidad, pero no olvido. No me importa sacrificarme por el bien de los que adoro, defiendo mis ideales, mis sueños y lo que creo, hasta las últimas consecuencias. Según terceros,soy responsable. Siempre soy sincera pese a las consecuencias que eso puede traer, soy capaz de entregar mi corazón. Vivo sumida en una tranquilidad apacible y no me gusta meterme en problemas. Puedo pasarme horas cocinando, escuchando música o leyendo, me encanta escribir y sumergirme en las olas de la imaginación. No soy amante del verano, aunque sí de las vacaciones. Adoro el invierno porque me encanta el frío y abrigarme en el sofá hasta las narices mientras tiemblo de frío. No repaso para los exámenes y eso suele pasarme factura. Sueño con darle a mis amigos y familia, lo que se merecen. Quiero ver tanto lugares en el mundo que con una vida entera no me basta, y por eso deseo la inmortalidad. Procuro estar siempre ahí  cuando mis amigos lo requieren y escondo mi amor detrás de una fachada de amistad. Soy humana, temo a la muerte, pero también tengo miedo a la soledad, aunque no niego que me gusta estar sola, pero no sentirme sola. Creo que hay algo después de la muerte, pero no estoy segura del qué. Sí. yo también tengo días en los que solamente pienso en llorar y otros en los que no paro de reírme  sin motivo aparente. Soy consciente de que mis padres no estarán siempre y por eso lucho por darles una vida mejor. Soy como soy, y nada ni nadie me va a cambiar.

domingo, 2 de octubre de 2016

Aquí y ahora.

El problema está en que no sabemos tomar decisiones, no sabemos decir "aquí y ahora", preferimos esperar a que suceda, aún y así sabiendo que tal vez por no intentarlo nunca va a suceder. A veces la vergüenza, a veces el miedo, a veces tal vez, la situación en general, pero nunca es el momento, nunca eres capaz de hacer lo que quieres ni de decir lo que llevas tanto tiempo pensando. Te quedas ahí, parada, sin que nada pase por tu mente y esperando a que aparezca un impulso que te ayude. Y vas así, perdiendo oportunidades, la noche antes imaginándote lo que sucederá, y la noche siguiente pensando en lo que podría haber sido. Te piensas que tu felicidad se alimentará de ilusiones, pero no, tan sólo se alimenta de sueños que se hacen realidad, sueños que solo vos podrás hacer realidad, porque no, la vida no es fácil, las cosas no vienen solas, nadie te va a venir con una carta en la que haya todas las decisiones que puedas tomar. Sos vos, y sólo vos quien tiene que luchar por lo que quiere, tan solo tenes que dejar de imaginar tanto y empezar a vivir el momento. Aquí y ahora.