jueves, 13 de octubre de 2016

7 colores.

Este mundo irónicamente repleto de colores, del que la gente comenta, y llena de rumores, donde entrar es un pecado para la sociedad, y la verdad es que ahí la felicidad  es lo más difícil de encontrar. Este mundo donde luchar es la palabra clave, donde el amor es la fuerza más grande. Tiene errores, defectos, problemas, y distintos contextos, al igual que todos, tiene aspectos malos y uno solo lado bueno. Lo malo son las personas que entran por curiosidad, los que arruinan su verdad con falsedad, los que por jugar son capaces  de fingir amar y lastiman a quienes buscan amor de verdad. Lo bueno es que si hay personas capaces de luchar, de enfrentarse con lo que sea, por sus deseos alcanzar. Seres humanos que a pesar de lo que digan los demás han encontrado la forma de traspasar las barreras. Es normal en ese mundo  que muchos no lo quieran aceptar, el miedo es el primer enemigo, pero para ellos lo es aún más, porque el miedo de perder familiares, amigos es el que deben confrontar. Porque es verdad que los rechazan, porque muchos fingen apoyar, no entiendo cómo aborrecen a dos seres que se pueden amar. ¿Por qué les da asco que dos hombres junten sus manos?. ¿Por qué  no entienden que dos mujeres se pueden besar?. Homofóbicos aquellos que no pueden respetar,  ilógicos los que dicen que el amor es ciego, y este tipo de amor pueden negar. Porque no pido que todos apoyen, pero que si acepten que en la vida hay 7 colores, la fuerza de ese arcoiris es una de las que más se puede admirar, porque es el poder del amor más grande y singular. El amor no es ciego, no tiene edad, no se fija en sexo, ni en lo material. No existe cura para los homosexuales porque la homosexualidad no es una enfermedad.  Esto no lo digo yo, lo dicen los médicos, piscólogos y psiquiatras de las universidad más prestigiosas del mundo. Los gays no son seremos humanos de segunda clase, no están enfermos, ni merecen menos derechos que los heterosexuales. Hay algo que sí tiene cura y no se trata a tiempo, se llama HOMOFOBIA.

domingo, 9 de octubre de 2016

No soy lo que quiero, pero jamás seré lo que quieran.

No sé nada de la vida, y probablemente a veces opine de forma egoísta sobre cosas que a penas conozco. He estado siempre defendiendo cosas que la gente no entendía, quizás porque no le daban la importancia que le daba yo. He cometido errores que jamás podré perdonarme, y pido perdón por todos los que aún no he cometido.He dado todo por personas que quizás por ser  conscientes de ello, me han tratado como una mierda, y yo he seguido, he aguantado, no por ellos; sino por mi. Porque a veces creo que soy la única payasa que no puede hacer daño, o al menos no conscientemente a alguien a quién quiere. Me han criticado, por dramática, por intento de llamar la atención, por provocativa, por creerme mas de lo que soy. Por criticar, porque siempre habrá alguien que simplemente por que sí, lo haga. Pero qué voy a decir. Todos, absolutamente todos hemos hablado sin saber alguna vez, incluso hemos perdido personas por ello. Pero ningún juez sabe lo que juzga, y es bastante fácil hablar sobre alguien, pero es muy triste hacerlo por aburrimiento, o diversión. Yo hace ya un tiempo que empecé a darme cuenta de que no puedo estar siempre esperando que todo el mundo sea como yo, pero también me he cansado de que por no perder a alguien, me adapte a él, y tener la sensación de que nadie se adapta a mi.Por lo tanto la puerta está abierta para todo el que quiera irse, no puedo seguir esperando que todo el mundo se quede, cuando soy la única que pone interés en que así sea.Ya no me afecta tanto como antes lo que digan de mi si se que los que tienen que estar, están, y que los que tengan que irse, lo harán lo quiera o no. Solo puedo cambiar la forma que tengo para afrontar que lo hagan. No depender tanto de la gente. Lo que siempre he tenido claro, es que soy fiel a mi misma, y aunque sea de las que se ponen histéricas si se enfada alguien por tontería, estoy orgullosa de seguir aquí, siendo yo.Y esto es lo que soy, no quiero que lo entienda nadie, solo que lo acepten.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Soy.

Soy una persona con muchos defectos. Suelo estar en las nubes, me enfado con facilidad, soy rencorosa y me da pereza estudiar. Me preocupo demasiado por mi aspecto, y me afecta mucho lo que digan los demás de mí. Me atormento por tonterías, pero sin embargo son bastante optimista. Intento ayudar a la gente que está a mi alrededor, escucho los problemas de mi seres queridos, perdono con bastante facilidad, pero no olvido. No me importa sacrificarme por el bien de los que adoro, defiendo mis ideales, mis sueños y lo que creo, hasta las últimas consecuencias. Según terceros,soy responsable. Siempre soy sincera pese a las consecuencias que eso puede traer, soy capaz de entregar mi corazón. Vivo sumida en una tranquilidad apacible y no me gusta meterme en problemas. Puedo pasarme horas cocinando, escuchando música o leyendo, me encanta escribir y sumergirme en las olas de la imaginación. No soy amante del verano, aunque sí de las vacaciones. Adoro el invierno porque me encanta el frío y abrigarme en el sofá hasta las narices mientras tiemblo de frío. No repaso para los exámenes y eso suele pasarme factura. Sueño con darle a mis amigos y familia, lo que se merecen. Quiero ver tanto lugares en el mundo que con una vida entera no me basta, y por eso deseo la inmortalidad. Procuro estar siempre ahí  cuando mis amigos lo requieren y escondo mi amor detrás de una fachada de amistad. Soy humana, temo a la muerte, pero también tengo miedo a la soledad, aunque no niego que me gusta estar sola, pero no sentirme sola. Creo que hay algo después de la muerte, pero no estoy segura del qué. Sí. yo también tengo días en los que solamente pienso en llorar y otros en los que no paro de reírme  sin motivo aparente. Soy consciente de que mis padres no estarán siempre y por eso lucho por darles una vida mejor. Soy como soy, y nada ni nadie me va a cambiar.

domingo, 2 de octubre de 2016

Aquí y ahora.

El problema está en que no sabemos tomar decisiones, no sabemos decir "aquí y ahora", preferimos esperar a que suceda, aún y así sabiendo que tal vez por no intentarlo nunca va a suceder. A veces la vergüenza, a veces el miedo, a veces tal vez, la situación en general, pero nunca es el momento, nunca eres capaz de hacer lo que quieres ni de decir lo que llevas tanto tiempo pensando. Te quedas ahí, parada, sin que nada pase por tu mente y esperando a que aparezca un impulso que te ayude. Y vas así, perdiendo oportunidades, la noche antes imaginándote lo que sucederá, y la noche siguiente pensando en lo que podría haber sido. Te piensas que tu felicidad se alimentará de ilusiones, pero no, tan sólo se alimenta de sueños que se hacen realidad, sueños que solo vos podrás hacer realidad, porque no, la vida no es fácil, las cosas no vienen solas, nadie te va a venir con una carta en la que haya todas las decisiones que puedas tomar. Sos vos, y sólo vos quien tiene que luchar por lo que quiere, tan solo tenes que dejar de imaginar tanto y empezar a vivir el momento. Aquí y ahora. 

jueves, 29 de septiembre de 2016

Querida yo.

Querida yo del pasado, me habría gustado que leyeras esta carta. Querida yo del futuro, lee esto cada vez que tengas ganas de salir corriendo o sientas que no vales para nada. La vida no va a ser siempre de la forma en la que quieres que sea. Sé que te sientes culpable por cosas del pasado y que temes acercarte demasiado a alguien por miedo a que se marche, pero, cariño, esa actitud de péndulo que va y viene acabará por hacerte perder más gente de la que se fue por propia voluntad. Hiciste lo que pudiste en el momento en el que ocurrió todo eso que te martiriza, ya es hora de dejarlo ir, de dejar el aire fuera de tus pulmones, de dejar caer todo el peso y extender alas.La gente comete errores, justo como vos misma lo has hecho, así que no juzgues. Y cuando digo que no lo hagas, no me refiero solamente a los fallos de los demás, sino a los tuyos también. No seas tan dura contigo misma ni con los que te rodean. Disfruta de esas pequeñas cosas que tanto te gustan cuando estás alegre. Qué sé yo, pisar descalza la hierba, meter los pies en el río o mirar el cielo. . Busca tu camino sin miedo a equivocarte, pues errar es síntoma de que lo sigues intentando sin rendirte. No sé si estarás con la persona con la que estoy ahora, pero, sea quien sea, aprende a confiar en él, a darle espacio y a ser feliz en su compañía sin pensar en lo que podría ocurrir al día siguiente. Aprende a dejarte llevar por la corriente de la vida sin luchar constantemente, sin buscar enemigos por las esquinas, sin sospechar de todo el mundo. Ama. Incondicionalmente. Ferozmente. Quiérete mucho, muchísimo. No sientas ganas de llorar cada vez que te miras a un espejo, porque eres perfecta tal y como estás. Ocupas un espacio y una identidad únicas en todo el universo, y teniendo solamente una vida, es una tontería malgastarla odiándote a vos misma. Recuerda que no hay que hacerle tanto caso a las críticas ajenas. Cada uno tiene su propia guerra interna, todos somos supervivientes de algo o de alguien. Todos llevamos la mochilita de la experiencia a cuestas. Cuando se te acelere el pulso y sientas que necesitas salir corriendo, cierra los ojos, respira hondo, medita y sonríe. Sé siempre honesta, pon una sonrisa a todos, aunque te hayan hecho llorar en algún momento. Porque te harán daño, eso seguro. Pero haz lo posible por no dañar tú a nadie, por aportar positividad y buena energía a quien entre en tu vida. Deja de estar triste, de amargar a quien más amas, de temer que te abandonen. Eres lo suficientemente fuerte y valiente para afrontar cualquier cosa. Lo sabes. Y, finalmente, no mates nunca a la niña que duerme en vos y sé feliz sola o acompañada.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Hablando conmigo misma.

Siempre que me han preguntado qué tipo de persona me considero, nunca tuve la intención de definirme como una buena persona, porque el término "bueno" creo que es relativo a los oídos de quien te escucha, por eso mismo siempre contestaba que me considero una persona que cada día intenta ser mejor y le gusta dar lo mejor de sí misma a los demás. Hubo gente que lo entendió y otra que no dio por respondida su pregunta. Pero últimamente hay constantemente una cuestión en mi cabeza y es la siguiente: ¿acaso sigo siendo la misma o soy alguien qué ya no reconozco?.  Siento que me estoy convirtiendo en alguien que siempre odié. Alguien rencorosa, llena de odio, amargada y malhumorada constantemente. No, no quiero ser otra marioneta destruida por esta sociedad egoísta, malvada, envidiosa, rencorosa, vengativa, inhumana, injusta, avariciosa y consumista, en el que se juzga más por lo que vistes o tu físico que por la riqueza que puedas tener en tu interior. Con el tiempo he podido ver cómo esas personas que daba por buenas se convertían en una de esas marionetas. Yo por desgracia, no soy como era entonces. Es horrible y no lo quiero para vos, tenes muchas cosas que ya casi nadie tiene. No dejes que te lo arrebaten. No dejes que te rompan. Y eso es lo que nos hacemos unos a otros, nos rompemos mutuamente. Es algo terrible y sólo por este hecho quiero seguir luchando contra la sociedad y contra mí misma por no acabar rota, por no acabar como otra marioneta de la sociedad. Cuando una persona se rompe entra en un abismo de todo lo citado anteriormente (odio, egoísmo, envidia, etc.), hay quien es consciente y hay quien no. El que es consciente , no cambia por el simple hecho de la comodidad y de pensar que siendo así va a sufrir menos, será menos vulnerable e incluso va a tener más éxito en su vida. Pero en realidad sí que sufre, el perderse a uno mismo, el ver que te has corrompido tiene que marcar muy seriamente en nuestro interior y creo que es precisamente esa marca la que potencia ese abismo tan tóxico. En cambio, me entristece las personas que no son conscientes de que se han quebrado, son las que en realidad tienen que estar sufriendo más porque si no eres consciente de lo que te está pasando o de quién eres no puedes cambiar nada, simplemente te debes sentir perdido en ti mismo intentando averiguar alguna respuesta que aclare tal desastre moral. Sinceramente, ambos casos, sea consciente o no, me entristece considerablemente. Nuestros padres se esfuerzan en darnos una cierta educación y unos ciertos principios y valores para que luego se destruyan, para que luego se queden en nada. ¿Por qué? ¿Por nuestros propios miedos? ¿Por los miedos de los que nos rodean? Soy consciente que ser buena persona hoy en día implica sufrir, o eso es lo que he aprendido y veo. ¿Acaso está mal aprendida la lección? Creo que la vida tiene que ser más sencilla de lo que nosotros mismos la vemos y es que en verdad, ser bueno es sencillo. Lo que no es sencillo en ser bueno o tener buena intención en un mundo tan corrupto, en un mundo donde no se valora la buena acción, en un mundo en el que una persona así es considerada rara o mejor dicho, débil. ¿Estamos en un mundo donde se aplica la ley de la selva, en el que sobrevive el más fuerte? Pues ya dudo porque las buenas acciones no son recompensadas, sino castigadas y las malas son recompensadas, puede ser por eso por los que muchos adoptan ese estilo de comportamiento. Y esto me lleva a perder un poco la fe en la humanidad. Puede que me esté volviendo un poco nihilista la verdad, pues la política parece una forma de engañar y robar, la justicia parece que no se usa como es debido y la sociedad ya no tiende la mano por ningún hermano. Seguimos teniendo demasiados prejuicios, seguimos estando demasiado divididos por la raza y cultura y seguimos teniendo demasiado miedo a lo diferente. Después de tanta historia vivida, seguimos tropezando en los mismos problemas y seguimos teniendo demasiado miedo a lo diferente. Después de tanta historia vivida, seguimos tropezando en los mismos problemas, seguimos cometiéndolos en vez de aprender de ellos y hacer mejor el mundo. Puede que mi pensamiento sea demasiado pacifista o hippie (como dirían algunos) en un mundo como el de hoy pero creo que podría ser posible un mundo mejor, nosotros mismos creamos nuestro propio infierno y lo que es peor, se lo creamos a otros que no tienen culpa de nuestros miedos y debilidades. Y es precisamente por todo esto por lo que estoy terriblemente enfadada conmigo misma cuando ya no veo en mí eso que tanto cuidaba, eso por lo que me han intentado inculcar por encima de todo, esos valores, esa moral. Como he dicho antes, no quiero ser otra marioneta rota de esta sociedad que por lo que se ve cada vez va a peor y cada vez es más difícil de recuperar. Y es que me dicen que tengo que cambiar, ¿cambiar para qué?, ¿para acabar siendo una persona que no soy, una persona que siempre detesté ser? No, tengo la necesidad ahora mismo de volver a reencontrarme conmigo misma, con mi propio ser y recordarme como era, pues precisamente creo que esta sociedad necesita personas diferentes, personas que sigan manteniendo ese alma limpia y entera que tantos han perdido por el camino. Esa alma con la que nacemos y luego nos arrebatan las circunstancias, las vivencias y las personas. Y pienso que las personas que se rigen por la ley del más fuerte o el más poderoso son las que en realidad son las débiles porque se puede seguir siendo humilde y bondadoso aún con posesiones o poder, pero ahí es donde se aplica aquel dicho que dice si quieres saber cómo es una persona, dale poder.  Deberíamos vivir con la idea de ser cada día mejor y no siendo cada vez más miserables. Puede que sólo esté escribiendo fantasías que se estén  en mi cabeza, pero es un tema que todos nos deberíamos replantear en nosotros mismos ¿sigo siendo aquella persona entera o soy sólo los pedazos que quedan de mí?. Como he mencionado antes, quiero seguir luchando, sobre todo por mí misma, por volver a ser quién era, por seguir mi propia moral y no la de ningún otro, por volver a estar en paz conmigo misma. Necesito volver a recordar que ayudar a alguien es uno de los mejores regalos que uno se puede hacer a uno mismo y que puede reconfortar más que cualquier riqueza material poseída. Quiero seguir creyendo en mí, porque así podré ser fuerte ante las circunstancias que me toque seguir viviendo, ante la sociedad que seguirá poniéndome en duda y, por supuesto, seguir siendo fuerte ante mí misma. Y para terminar la conclusión debo decir que el dejar rompernos por el motivo que sea, es el peor error que podemos cometer con nosotros mismos y con la sociedad.

Testamento.

Si me preguntaran qué diría en mi último texto antes de morir, diría que aprendas a vivir lento y no corras más de la cuenta.Que por empezar a fumar a los doce años y falsificar documentación para ir de fiesta no crecerás antes, sino que perderás la infancia que luego extrañarás.Que vayas siempre con los pies bien firmes sobre el suelo, pero dejes volar tu imaginación de vez en cuando.Que seas libre y entiendas el amor con libertad, sin aferrarte a nadie, a nada. Que comprendas que como  vos tenes las puertas abiertas para marcharte, los que te rodean también las tienen. No prometas si no tenes intención de cumplir lo que dices, y no confíes en las promesas ajenas, sino en los actos. Jamás juzgues un libro por su portada ni una persona por lo que parece. Sé feliz, sonríe, sonríe mucho, aunque no tengas ganas. No te quedes con ganas de hacer nada, hazlo todo, no lo dejes para mañana, para un futuro incierto, porque lo único que tenes es el presente. En un minuto podrías haber muerto y las cosas que no has hecho quedarán sin hacer eternamente. Diviértete, cuídate, valora a las personas que estén contigo. Di siempre la verdad, aunque duela o no sea lo políticamente correcto. Lee y aprende todo lo que puedas, ya que nunca se sabe demasiado. No temas mostrarte como eres sino más bien teme no ser auténtico,o vivir la vida que otros quieren que vivas.Toma tus propias decisiones y recuerda al tomarlas que quién vivirá el resto de sus días con las consecuencias serás vos y no otro. Nadie morirá por vos, que nadie viva por vos tampoco. No te obsesiones con ahorrar y ahorrar,gasta,el dinero está para eso,pero hazlo con cabeza. Sé amable con las personas que conozcas,no sabes por lo que están pasando. Te aseguro que todos, absolutamente todos los seres humanos, cargamos una mochila a cuestas.No pagues con la misma moneda a aquellos individuos que te dañen, sé mejor que ellos y déjalos correr. Una pelea nunca será la solución, la vida y el tiempo ya se encargarán de poner las cosas en su sitio sin que tengas que ensuciarte las manos.Sé tu propia luz al final del túnel y no dependas de nadie ni de nada. Y, por último, si tenes que llorar, llora, si tenes que reírte a carcajada, reite No hay nada más hermoso en el mundo que ser vos mismo, sin filtros ni adornos.